VIERNES 27 NOVIEMBRE, 2020

Su lugar en el mundo

Viernes 11 de septiembre de 2020

En Guadalajara siempre le fue bien. No importa el color, pero en la Perla Tapatía los goles de Alicia Cervantes siempre aparecieron. De rojinegra o rojiblanca, sus mejores momentos en la Liga MX Femenil fueron en el estado donde nació.

Uno puede cambiar de cara, de casa, de familia, de pareja, de religión, pero lo que uno no va a cambiar nunca es la pasión”. Una frase que vi en El secreto de sus ojos, una película que mostró cómo la pasión de una persona terminó condenándola.

La pasión por los colores va a estar intacta durante toda la vida. En este esfuerzo por llegar a cumplir el sueño de poder jugar al futbol profesionalmente, algo que parecía lejano para las mujeres mexicanas, Alicia Cervantes soportó tener que vestir la playera que representa el antónimo de lo que le inculcó su familia desde pequeña.

El futbolista es profesional y va a hacer lo que sea necesario para poder vivir del futbol. Licha no fue la excepción. Incluso, para buscar un crecimiento y progreso mayor para su carrera, se tomó un avión a Nuevo León para jugar con Rayadas.

Más allá de que hizo goles importantes, jugó buenos partidos y no dejó una mala imagen vistiendo la playera albiazul, viendo su rendimiento antes y después de Rayadas, queda claro que su lugar en el mundo siempre estuvo en Guadalajara.

Los 7 goles que anotó en el inicio del Guardianes así lo demuestran. Su máxima cantidad en un torneo fue de 9, y todavía le queda todo un torneo para rebasar ese número.

Está en su casa, vistiendo los colores de su familia, haciendo caso a esa pasión que nunca negoció, ni aún vistiendo los colores del rival de toda la vida.

Histórico