SÁBADO 08 MAYO, 2021

No pasa nada

Miércoles 17 de marzo de 2021

Las dos escuadras del regiomonte vienen de tropiezos.

Uno ante una poderosísima Máquina azul, que sus daltónicos publicistas confunden con celeste desde los años 70, y el otro frente a una escuadra hecha de retazos de otros equipos que se llama Mazatlán.

Al Monterrey le sucedió algo muy raro en ese partido. Anotaron un gol en fuera de juego, bien señalado. Luego les marcaron un gol, procedente de una pelota que ya se había ido de la cancha, pero Rivero la metió y luego Alvarado la puso en la red. El VAR no sé si la revisó, el caso es que, en muchos otros casos, apenas toca el baló una línea y la marcan fuera. Ahora apenas quedaría un centímetro tal vez de balón sobre la línea y la dieron por buena.

Le quitaron una roja a Aguilar porque un raspón con los tacos sobre la pantorrilla de Funes no es un acto sancionable con roja, según el juez Adonai, y luego una mano del mismo Aguilar en el área, usando el brazo para desviar el balón no fue  sancionable con un penal.

Ni el silbante, ni los comentaristas, ni los del VAR se inmutaron. 

Esto, señores, como las cuatro tarjetas amarillas antes del minuto 20, no sé si alguien sepa, pero en los casinos existen apuestas específicas por tiros de esquinas, tarjetas amarillas y rojas, tiros libres, saques de banda y por supuesto goles, además de marcadores específicos de más y menos de dos goles...

Entonces, aunque la gente quiera cerrar los ojos a este tipo de conductas raras de los silbantes en cada partido, es imposible no pensar mal... Si checamos cuántos partidos ha habido en los últimos mil jugados en toda la liga, con cuatro amarillas antes del minuto 20, te vas encontrar que ninguno.

En la TV o en muchos medios no hablarán de eso por obvias razones, entonces, si nadie habla de eso, y todos hacemos como que no sucede nada, va a seguir pasando, pero al mismo tiempo, no pasa nada.

Digamos que Rayados fue superado por 1-0 ante Cruz Azul y que Tigres cayó frente a Mazatlán, en otro partido raro. La expulsión de Aquino en una jugada muy extraña, donde él llevaba el balón, la pierde, entra con mucha vehemencia, le da un llegue a alguien y lo echan. Mazatlán pudo capitalizar eso y ganar el juego, tres puntos que tal vez no estaban en el presupuesto, pero que se embuchacaron los muchachos de Tomás Boy.

De ambos resultados podemos decir una cosa: hablamos en unas semanas.

Ya sabemos qué va a pasar con Cruz Azul: o vende su partido en Semifinales para que otro avance o el partido de la Final para que otro sea campeón, al cabo ellos ya están acostumbrados y no sería la primera vez y su afición ya hizo callo por años. 

Y Tigres, también ya sabemos que va a pasar, como sucedió en otras ocasiones, podría meterse por la puerta de la cocina en la casa donde está la fiesta del barrio y terminar bailando de "cartoncito de cerveza" con la mamá de la quinceañera. En otras palabras, podría clasificar hasta de repechaje y colarse hasta la Final y ganarla. 

Ya lo ha hecho.

Monterrey debe mejorar. No todos los jugadores han entendido todo.

Todavía ves desconcentraciones raras en ciertos jugadores, como Medina que en lugar de ir a barrer con todo y pelota al atacante, mete la puntita del zapato y levanta las manitas, se le va el delantero y tómala: gol.

Hugo, que debe jugar un metro más adelante de su línea de parado, sigue clavado en la línea de pintura blanca y no sale a menos que sea muy necesario y sea seguro. No arriesga gran cosa. Por eso ante León le pasó tres veces, le hicieron dos o tres goles y las banderas le ayudaron en dos de ellos. 

Ante la timidez de sus volantes Layún, Charly, Meza y Ponchito, el que termina jalando el gatilllo con más arrojo es Vegas, porque los demás no se animan siempre. Digamos que aquel juego ante Juárez fue un espejismo increíble, se asustaron con lo que hicieron y no saben cómo repetirlo.

De cualquier manera, Aguirre sigue trabajando y ahí van, avanzando poco a poco sobre la idea del míster.

-----

No sé si obligado por alguna circunstancia especial, pero el profesor Héctor Becerra tiró dos o tres brochazos sobre el lienzo en blanco, colores diferentes a los usados semanas atrás y quedó su cuadro.

Mandó a Valeria Valdez y Andrea Hernández de inicio, puso de pistón para que fuera y viniera por derecha a la Joyita, Aylín Avilés; dejó descansando a Mónica, a Evangelista, Desireé y a Mejía.

Con eso bastó para que el equipo trabajara duro y moldeara un peleado partido que convirtió en un apretado, pero saboreable triunfo ante Toluca, comprando de pasadita, tiempo y tranquilidad para seguir trabajando.

No hay nada como trazar y planear con tres puntos en la bolsa. 

Rayadas con García, Pérez, Valdez y Avilés en medio y con Dani Solís y Burkenroad al frente, sudaron bien recio para poder desactivar la conexión de Nati Mauleón, con el resto de sus amigas y ganar ese partido; por eso la sonrisa enorme de Dani cuando pudo poner el balón en el ángulo para marcar y ganar antes las Diablas.

Y Tigres Femenil hizo un partidazo en el Azteca ante América.

Vino dos veces de atrás para empatar el partido luego de la expulsión de Sierra. El tipo del micrófono dijo que "se equivocó Bianca Sierra". ¿Y tú cómo sabes que se equivocó? Yo vi que le atinó perfecto al tobillo, si se hubiera equivocado, no le da. 

Un constante ir y venir, un duelo muy bien jugado por ambos bandos en donde el cuadro de Roberto Medina mostró mucho carácter y muy poca puntería, sobre todo su ataque, donde a Mayor le encanta pegarle a las porteras, y las zurdas Sánchez y Ovalle no saben tirar a gol para impactar sobre el arco.

Tienen un pie mal entrenado para patear a puerta, pero como creen que así les basta para dominar la Liga, parece que nadie les enseña golpeo de balón, aunque les falte idea de cuándo deben patear y cuándo gambetear. No saben cuándo meterle el empeine, cuándo de tres dedos y cuándo parte interna y con efecto para que se aleje de los dedos de la arquera que se lanza, pero no tanto como para que no se vaya del poste lejano. 

Como sea, ellas puntean la Liga y mandan, como siempre o casi siempre...

Muy bien por ese sólido equipo de Beto Medina. 

Histórico