LUNES 13 JULIO, 2020

Tigres

Patrulla inmortal

Se cumplen 38 años desde que el número 7 de Gerónimo Barbadillo fue retirado del equipo felino. Homenaje a un ídolo que le dio dos títulos al club.
Por
Javier Morales _ 25/05/2020 10:48:33am

Lunes 25 de mayo de 2020

Con el cariño intacto a casi 40 años desde que se fue del Uni, el vínculo entre Gerónimo Barbadillo, Tigres y los Incomparables sobrevive al paso de las décadas. La idolatría por el Patrulla no se acaba.

MIRA TAMBIÉN: Consulta toda la información de Tigres

Y no es para menos. El talento derrochado por el peruano, sus logros con el equipo de la UANL, así como su humildad de ídolo, siguen renovando los votos de un Barbadillo inmortal.

Ser referente en un club no es para cualquier jugador, ser histórico todavía menos, pero que además la institución en la que jugó también haya retirado su número de camiseta, solo Gerónimo Barbadillo lo ha logrado en el equipo auriazul.

Este martes 26 de mayo se cumplen 38 años de que Tigres anunció que ningún otro jugador usaría más el número 7. Salvo el caso excepcional por reglamento de la Copa Libertadores de América, esa camiseta en el club felino se tuvo que habilitar.

Se jugaba la Liguilla de la temporada 1981-82, era el duelo de Ida de la Semifinal ante el América. Por entonces el rector Luis Eugenio Todd, antes del arranque del partido, se paró en medio de la cancha del Estadio Universitario para comunicar a los aficionados sobre el retiro de lo que ahora es el mítico número 7.

"Nunca más los Tigres usarán el número 7, que por años lució y defendió Gerónimo Barbadillo. Por sus años de lucha y de entrega, el número 7 se retira del club en homenaje a Barbadillo", anunció el rector de la UANL.

En ese momento, un Patrulla Barbadillo desbordado por la emoción, se dirigió a los fanáticos y les habló de lo que consideró como su máximo trofeo.

"Estoy muy contento por esta demostración del público de Monterrey. Es el máximo trofeo de mi vida. Creo que nunca en la vida lo voy a olvidar. Me voy contento con este gran público…", expresó.

En teoría, ese duelo sería el último de Barbadillo en el Uni, pues el peruano había sido vendido por $850,000 dólares al Avellino de Italia. Además, de acuerdo a los tiempos, Gerónimo tenía que reportar con la Selección de Perú que participó en ese año 1982 en el Mundial de España.

El equipo regio se impuso 2-0 a los entonces Cremas, aunque en la Vuelta en el Estadio Azteca cayeron 1-0. Con marcador global de 2-1 los felinos avanzaron a la Final.

Justo aquí es necesario hacer una pausa para explicar la grandeza de Barbadillo.

LAS RAZONES DE UN ÍDOLO

Gerónimo es considerado uno de los jugadores más espectaculares en la historia de Tigres. De Perú llegó con la etiqueta de fenómeno, como tal jugó con los auriazules y así se marchó a Italia.

Fue un elemento de gran potencia, con desbordes espectaculares por las bandas, sobre todo por la derecha. Tenía un dribling endemoniado, hacía muchas fintas; era elegante en la conducción del balón y letal con su velocidad en los contragolpes.

Los aficionados de aquellos años se deleitaron con su juego. Se emocionaron y festejaron campeonatos con él. Barbadillo fue protagonista en los primeros tres títulos de Tigres como equipo de Primera División. Difícilmente se encontraría a otro jugador felino con esas condiciones y con esos alcances.

EL ARRIBO A TIGRES

Con 22 años de edad y avanzada la temporada 1974-75, llegó a Tigres. En su presentación, en el torneo de Copa, anotó gol, aunque en la Liga en ese torneo se fue en blanco.

A pesar de que el equipo Boca Juniors de Argentina pujaba fuerte por su fichaje, el Patrulla se decidió por Tigres. Tuvo que ver que en ese momento el técnico de los felinos era su paisano Claudio Lostaunau. A su vez, el Maestro Lostaunau, ya fallecido, había jugado con su padre Guillermo Barbadillo, en Perú.

¿POR QUÉ EL PATRULLA?

Debido a su cabellera estilo afro de ese entonces, Gerónimo recibió el apelativo del Patrulla. El jugador tenía un gran parecido con uno de los personajes de una serie de televisión llamada Patrulla Juvenil.

FINAL Y MUNDIAL

Ya con el pase del equipo universitario a los partidos decisivos por el título de Liga y la presión de la Selección de Perú para llevarse al Patrulla, el rector Todd hizo las gestiones ante la Federación Peruana de Futbol para que el moreno se quedara a disputar la Final… y lo consiguió.

"Quiero irme campeón", expresó su latente deseo el jugador sudamericano; no quería perderse la Final.

La serie definitiva por el título de la campaña 1981-83 se definió en serie de penaltis tras un empate 2-2 en el marcador global. Habían terminado 2-1 a favor de Tigres en la Ida en el Universitario y en el segundo duelo en el Estadio Azteca el marcador fue de 1-0, en favor de los Potros.

En los disparos desde los ONCE pasos, Tigres obtuvo su segundo campeonato de Liga y Barbadillo fue uno de los que acertó en los penaltis.

No hubo tiempo para que Gerónimo festejara ese campeonato, el duelo se había alargado. El peruano y sus acompañantes salieron del Estadio Azteca a toda velocidad rumbo al aeropuerto para alcanzar el vuelo que lo llevó a España.

El 6 de junio de 1982 y con otro título en su palmarés, el peruano disputó su último partido con el equipo de la UANL. Nueve días después jugó su primer encuentro en el Mundial del país ibérico.

La leyenda de Barbadillo quedó asentada en libros y algunos videos. Su espectacular futbol, envuelto en la camiseta auriazul, es un recuerdo todavía más indeleble en los corazones de los seguidores de Tigres.

Fotografía: Mexsport | http://fermintellez.blogspot.com/

Boletín ONCE

Suscríbete al boletín de ONCE DIARIO y recibe en tu correo las principales noticias, exclusivas y videos. Únete a nuestro club y participa por más beneficios.