LUNES 30 NOVIEMBRE, 2020

Tigres y las complicidades

Lunes 30 de noviembre de 2020

Tigres viene dando señales de que necesita un cambio desde hace rato, pero nunca se atendió el asunto. Probablemente siga así porque el vínculo con Ferretti es muy fuerte. De parte de la directiva y de los jugadores titulares.

Lo han empoderado de tal manera al entrenador que no se animan a decirle que su ciclo está acabado. También porque hay muchas complicidades. Todos se cuidan la espalda. En Cemex sí pueden pensar que lo de Ferretti “ya está”, pero en Tigres no se lo van a decir.

Es más, con la carta para “eternizarlo” que le extendió el presidente Alejandro Rodríguez, las cosas en Tigres funcionan definitivamente al revés: la prioridad es Ferretti y después el equipo. Si existe un fracaso, el fusible son algunos jugadores. Nunca el técnico.

Ferretti va a dejar Tigres cuando el club tenga otros directivos y este es un mensaje poco sano para el aficionado que espera un cambio, una renovación porque ya está cansado de lo mismo, de lo aburrido, de lo rutinario.

Ferretti cuenta con el privilegio de ser el entrenador más cómodo del mundo: cuando todos los técnicos son evaluados por resultados, a él se le busca permanentemente revancha. Esto también desanima al aficionado porque una continuidad forzada recorta la ilusión popular.

Es raro que en Tigres no se den cuenta que el equipo es más importante y que pide a gritos una nueva forma de existir.

La directiva debería preguntarse si realmente es consecuente pensar en la continuidad de Ferretti -por más afecto que se le tenga- en un presente que le demanda otras opciones de juego y una mayor idea colectiva, más fresca y atrevida, que hoy no la tiene.

Con Ferretti, en Tigres los ciclos no se renuevan. Ni siquiera se refrescan. Siempre se repiten. Podrá variar algún que otro futbolista, pero jamás el modelo.

Esto se explica que dentro de un contexto futbolístico ajustado a un formato irrenunciable, no hay muchas garantías de ver algo nuevo. La innovación no está en el ADN de Ferretti.

Lleva años con esa dinámica que se ha vuelto un tanto alérgica para el ojo del hincha.

Incluso, en la adversidad, el DT sólo confía en los que siempre le han servido. Su temor no es el resultado, sino al cambio. La eliminación ante Cruz Azul tuvo mucho de esto, pero… no pasa nada.

Nadie sería capaz de cuestionar a Ferretti porque Tigres funciona como un club de amigos donde todos se protegen y así está difícil pensar en un progreso. 

Twitter: @Mario_Sanchez1

Histórico