SáBADO 30 MAYO, 2020

Tigres

"No entendí al Tuca"

Carrasco, DT uruguayo, no se explica por qué Ferretti no quiso a Leo Fernández. “Tiene una pegada terrible. Junto al Diente, la romperían”, dijo a ONCE.
Por
Matías Giraudi _ 28/03/2020

Viernes 27 de marzo de 2020

Clavó 8 goles en 10 partidos, para ser la figura del Toluca en el Clausura 2020. Se trata de Leonardo Fernández, a quien Ricardo Ferretti lo llevó a la pretemporada, pero el uruguayo no convenció al DT y lo dejó seguir su camino. Juan Ramón Carrasco, el entrenador que hizo explotar al Morterito en Fénix de Uruguay antes de ser comprado por los felinos, no le encontró explicación a la decisión de su colega brasileño por no aprovecharlo. "No entendí al Tuca", le dijo a ONCE.

Los auriazules compraron al charrúa en el mercado veraniego, lo llevaron a la pretemporada en la Riviera Maya, en donde compartió habitación con Gignac, y todo indicaba que tendría la oportunidad de quedarse. El mismo Carrasco creyó que esa iba a ser la historia, pero finalmente terminó yéndose a préstamo en los Diablos. Los inicios de Leo, un pedido para la selección uruguaya, la comparación con la forma de pegarle de Cristiano Ronaldo y las chances de que juegue junto al Diente López, a quien hizo debutar en Nacional, todo en una riquísima charla de futbol.

“Yo jugué en México en la época que Tuca jugaba en Pumas, jugué en Tecos, y me acuerdo del Tuca Ferretti. Tremendo jugador y le pegaba a la pelota con un fierro. Hacía goles de tiro libre y de todos los colores. Pensé que cuando lo compró Tigres, ahora con el Tuca, cuando vea las condiciones de Leo... Yo decía, 'cuando vaya a Tigres y lo vea patear, jugar, el Tuca lo pone y lo hace ir'. Resulta que hizo la pretemporada, lo prestaron a la U. de Chile, después lo iban a traer a Lanús (Argentina), nosotros también lo pedimos y al final no se dio, y terminó en Toluca”, le contó Carrasco a ONCE.

¿Lo sorprendió que el Tuca no lo tenga en cuenta a Leo Fernández?

“Claro, ¿cómo no me va a sorprender? Yo me imaginaba que el Tuca iba a decir: ‘este la rompe, le pega a la pelota como nadie -que de eso tiene sabe el Tuca-, lo tengo conmigo porque acá va a hacer un montón de goles, va a ayudar a los delanteros a hacer un montón también, y después cada pelota quieta es medio gol’. Entonces no entendí por qué no quedó. Capaz si era con otro entrenador.... No me sorprendió, capaz miran otro tipo de jugador, con físico grande, que sean cabeceadores”.

JR, como lo denominan en su tierra, tiene una trayectoria intachable. Primero, como jugador, ya que pasó por clubes como Nacional y Peñarol, River de Argentina y San Pablo de Brasil, entre otros. Ganó cinco títulos de ligas en tres países distintos. Luego continuó su carrera, pero como entrenador del Bolso y de la Selección Uruguaya, para nombrar dos equipos de su interminable curriculum. Cuando digirió a River marcó un antes y un después en su sello como DT: un equipo súper ofensivo -su marca registrada-, con mucho toque y goles a montones, poniendo tres delanteros fijos y sumando volantes de ataque. Fue subcampeón del torneo, pero su método ya fue reconocido.

De un carácter único, con un temperamento que lo distinguió a lo largo de todos estos años, fue -según sus palabras- quien hizo sentar cabeza a Leo Fernández cuando apenas arrancaba en Fénix. Contó cómo logró motivarlo y cuánto le costó convertirlo en la figura de aquel conjunto uruguayo, que lo llevó a ser comprado por Tigres.

“Es un jugador que todavía no ha tocado el techo. Tiene todo en el rol o en la función de mitad de cancha para adelante. Tiene panorama de cancha para jugar en corta, media y larga distancia, porque tiene una pegada que la pone donde quiera. Tiene driblin, que le enseñamos que no sea en espacio reducido, sino que se saque en carrera dos o tres jugadores y le pegue de cualquier distancia. Debe ser en el mundo de los que mejor le pega, en pelota quieta y en movimiento. Lo acostumbramos a que tenía que hacer mínimo uno o dos goles por partidos”, expresó Carrasco.

Apenas 1 metro y 68 centímetros de alto, pero con una zurda poderosa, que mete miedo y que lo convierte en un arma peligrosa para el conjunto del Chepo De la Torre. En Tigres se lamentan con el presente del uruguayo, y quieren tenerlo para el verano. Benfica amenazó con llevárselo, según la prensa de Portugal, más allá de que luego desmientan eso. Algo hay.

Juan Ramón destacó la forma de entrarle al balón que tiene y hasta se animó a compararlo con un crack mundial: “A la hora de pegarle a la pelota, que la hace mover en el aire, como hace Ronaldo, que sube y baja. Leo debe ser en el mundo el que mejor le pega a la pelota. La hace mover, la hace levantar, bajar, es impresionante”, expresó.

Otro de Tigres que conoce, y muy bien, es a Nicolás López. Él fue quien puso al delantero en Primera División cuando era entrenador de Nacional de Uruguay. El Diente perdió lugar en la consideración del Tuca, pero Carrasco, que conoce a ambos jugadores, no tiene dudas acerca de la posibilidad de que formen una dupla interesante en caso de que Leo pueda quedarse en San Nicolás: “No tengo ninguna duda que si va a Tigres, junto con Nico, la rompen. Sería un tándem buenísimo”, advirtió.

Fernández no disputó el Preolímpico de Colombia, que otorgó dos plazas a los Juegos Olímpicos de Tokio, porque Toluca no quiso cederlo. Carrasco insistió con que ya no está para selecciones menores, sino para medirse con la Mayor, para acompañar a figuras como Edinson Cavani o Luis Suárez.

“Es un jugador que, increíblemente, el técnico de Uruguay no lo ha llamado para la selección, teniendo puntas como Cavani o Suárez, es un desperdicio. Vamos a hacer fuerza, para ver si lo pueden llamar, porque es insólito que no esté en la selección Mayor”, finalizó.

Ahora habrá que ver si lo citan en Uruguay, pero sobre todo qué hacen Ferretti y Tigres con él.

Fotografía: Mexsport

Boletín ONCE

Suscríbete al boletín de ONCE DIARIO y recibe en tu correo las principales noticias, exclusivas y videos. Únete a nuestro club y participa por más beneficios.