VIERNES 27 NOVIEMBRE, 2020

Opinión

Tigres cambia, ¿y Tuca?

El cuadro felino da señales de moverse en otro sistema que lo aleja de la monotonía, aunque el DT sigue sin valorar momentos.
Por
Mario Sánchez _ 05/10/2020 08:45:01am

Tigres cambia, ¿y Tuca?

Lunes 05 de octubre de 2020

Tigres volvió a ganar por peso específico. Lo hizo desde el juego y sin dejar señales dudosas. De hecho, desde antes del Clásico ya empezaba a emitir mensajes diferentes, más orgánicos, menos maquillados.

Quizás tengan que ver mucho el Chima Ruíz y Juninho en el asesoramiento a Ferretti. Los últimos planteamientos han sido efectivos. La defensa no admite goles, Carioca y Pizarro influyen más y todo lo que venga arriba es ganancia.

Tigres ha cambiado y su juego ya no es tan pastoso. Le falta afinar el cómo atacar porque se atora cuando los caminos no están limpios. El pelotazo, el centro, el pase largo… Insiste o repite muchas opciones, pero la efectividad en el último toque aún es problema.

Es extraño que no arranque un partido Nicolás López, por ejemplo. Sobre todo cuando la monotonía ofensiva reclama un cambio de dirección.

Nico López podría rendirse, pero está obsesionado en demostrar más. Sigue ahí, comiéndose la banca y las uñas, y luchando por la titularidad en un Tigres que necesita de su explosión y sus goles, pero que Ferretti se ha encargado de ralentizar su despegue.

¿Qué más tiene que hacer el Diente para que le den bola? Da la sensación de que no es fácil para Ferretti torcer esa sensación de “derechos adquiridos” que tienen algunos jugadores consagrados con escala alta en la jerarquización del entrenador.

Que no figure el Diente López entre los titulares de Tigres parece difícil de sostener con argumentos futbolísticos, sobre todo si la unidad de medida son las producciones de Aquino, Vargas, los Quiñones o hasta el mismísimo Leo Fernández.

El Diente llegó a Tigres para el Clausura pasado después de romperla en Inter de Porto Alegre donde jugó 160 partidos, metió 40 goles y registró un total de 15 pases para gol. Ni con ese antecedente evitó que picara mucha piedra en Tigres.

En este torneo, en 7 partidos no fue convocado, en 6 fue suplente, los últimos cuatro de manera consecutiva. En ese ínter, entró siempre de relevo y clavó 4 goles.

En 30 partidos que lleva en Tigres, en 17 Ferretti lo ignoró. Ni siquiera figuró entre los suplentes. El argumento por entonces es que necesitaba adaptarse.

Hoy, que en Tigres se están animando a hacer cosas diferentes, no estaría mal que Ferretti también cambie y se adapte de un a vez por todas al momento de sus jugadores. El Diente estará agradecido.

Boletín ONCE

Suscríbete al boletín de ONCE DIARIO y recibe en tu correo las principales noticias, exclusivas y videos. Únete a nuestro club y participa por más beneficios.