MARTES 04 AGOSTO, 2020

Una nueva oportunidad

Martes 07 de julio de 2020

"¿De qué tiene miedo (Griezmann), de un chaval que mide 1.50? Lo único que tiene que hacer es echarle cojones en algún momento", dijo Christophe Dugarry de Lionel Messi.

Aunque el ex seleccionado francés luego se disculpó por lo dicho, ya no sirve de nada. Lo dicho, dicho está.

Una estupidez por el lado que se le vea... es ruin menospreciar a Messi por su estatura o una condición; aunado a sus condiciones futbolísticas, mentalmente ve y procesa cosas y situaciones que el resto no. 

Viniendo de un futbolista ordinario como fue Dugarry, no tiene valor alguno la crítica y con ese ataque despiadado lo único que hizo fue engrandecer más la figura del argentino.

Alguien debió responderle: "Imagínate, de 1.50 y ha sido durante más de una década el mejor del planeta... ¿Dónde quedas tú mi querido Christophe? Que medías 1.78 y eras mentalmente lúcido y completo y jamás estuviste ni siquiera cerca de lo que ha sido Messi.

-----

En el partido entre Atlas y Chivas de este torneo que se está llevando a cabo, hubo una jugada donde un jugador de cada bando empuja al otro al terminar; al que le cometieron, se paró y reclamó al rival. El silbante tranquilo, llegó, los calmó y se reanudó la acción con el cobro de la falta marcada.

Los del micrófono, que no siempre saben ni entienden esto del futbol, insistían una y otra vez en que debería el árbitro amonestar a ambos.

¿Por qué? 

Los comentaristas piensan que "controlar" el juego tiene que ser a tarjetazos. Y no necesariamente. Muchos árbitros también lo creen y así lo hacen.

La diferencia es que este árbitro debutante en Primera, Daniel Quintero, jugó como profesional y entiende al futbolista.

Jugar futbol te da la comprensión de cómo se tiene que llevar este jueguito; un empujón de impotencia no es necesariamente una agresión que merezca tarjeta. 

Con una llamada de atención para ambos, sin un solo aspaviento, continuó el partido sin problema.

Dicen que Quintero, yo la verdad no lo recuerdo, jugó como defensa central al lado del Cheto Leaño en Tecos de la UAG y esto te da cancha, te da un colmillo invaluable si decides tomar el silbato.

Ojalá más exprofesionales decidieran arbitrar como Quintero, que hizo un gran trabajo en su presentación.

-----

Manu Pérez es un futbolista que surgió en Pumas donde debutó hace ocho años; pasó por América donde hizo algunos muy buenos partidos y algunos goles. Anduvo también en Pachuca, Lobos Buap sin mucha suerte y paró en Mineros de Zacatecas .

Hoy, ya a sus 27 años y apenas una decena de partidos en Primera, recibe de nuevo la oportunidad en el máximo circuito con Mazatlán.

Es un muy buen jugador. Está lejos de ser un crack, pero es bueno. Tiene el estilo de Luis Pérez, nada más que con una pizca más que Lucho a la hora de ir al frente.

En el cuadro sinaloense la tendrá muy difícil para jugar; en el mediocampo del cuadro morado están los chilenos Millar, Martín Rodríguez y Valdivia. Además tres mexicanos también de muy buen nivel: Aldo Rocha, Mario, Mono Osuna y Luis Quick Mendoza.

Es una pena que un futbolista como Manu no haya tenido la posibilidad de cimentar su carrera porque a sus 27 años, apenas asoma otra vez la cabeza -como lo intentó en América- en la Primera. 

Paco Palencia tiene buen material para diseñar un equipo que por lo menos en la cintura no tendrá problemas.

Histórico