VIERNES 27 NOVIEMBRE, 2020

Sin respeto

Martes 08 de septiembre de 2020

"Nada más porque no se puede por la pandemia, pero si hubiera gente en el estadio de Tigres se hubieran llevado unos buenos abucheos", dijo un locutor futbolero.

Y la verdad es que seguramente hubiera sucedido de haber visto la exhibición en vivo en la grada. Por supuesto que la sufrieron en casa viendo como las Chivas, un equipo con mejor táctica para defender y atacar, les pasaba por encima.

Y por lo visto ya ni funciona el factor Ferretti. Si damos por descontado que todos los días trabajan el aspecto táctico para encarar cada duelo, parece simple la respuesta.

Los jugadores están hartos del sistema y salen a hacer lo que saben, pero con un desgano y una pachorra que encabrita a su afición.

Si tú ves el plantel felino, piensas que es una aplanadora de jugar fútbol. En la teoría Nahuel; Chaka, Ayala, Meza, Salcedo, Reyes, Torres Nilo y Dueñas; Sierra, Pizarro, Aquino, Carioca, Fernández, Nico López, Vargas, Fulgencio, los Quiñones y Gignac conforman un equipazo. 

Es un equipo caro. En la nómina nada más. Cobran como si de verdad valieran los cientos de miles de pesos que cobran al mes.

El problema es que ya no le creen a su entrenador. O no hacen lo que les dice porque no quieren o porque no les importa.

Tú ves el minuto 70 y tantos ante Chivas y te dabas cuenta la forma de jugar; veías a Dueñas, a Pizarro, al Chaka, a Aquino a Julián Quiñones y pensabas: "Estos van ganando 4-0, de seguro"...

A los únicos que veías apurados eran a Nico López y a Gignac. Los demás pareciera que les importa un cacahuate ganar, perder o empatar. No digo que así sea, pero esa impresión da.

Y lo que es peor, es que así van a seguir...

Mientras los consentidos sigan alineando siempre y jueguen al sistema "no batallen, dénsela a Gignac", van a seguir igual.

El profesor Ferretti es muy severo, muy gritón y regañón, pero como a los papás que todo quieren arreglar en su casa con gritos, después ya no tiene efecto y ya no los respetan,

Si Ricardo no los agarra y les dice con todas sus palabras que son unos mercenarios del futbol, unos sinvergüenzas comodinos que están estafando a la gente y a la institución, que dan pena y que si tuvieran vergüenza deberían irse... Pero como no la tienen y si se van no les pagan el contrato, seguirán jugando, pero no futbol, sino engañando a la gente, jugando a que son futbolistas profesionales. 

Ya basta, señores. Alguien en esa institución debería tener el carácter de decirles en su cara lo que merecen estos muchachos.

Pero, ¿saben qué?... mañana o el domingo vuelven a jugar los mismos... a lo mismo. 

A menos que no suceda así y cambien medio equipo y Ferretti ponga orden.

No sé si sirvió de algo el cambio de presidente. Debe ser. Alejandro Rodríguez sabe mucho de este asunto. El problema es que, si está haciendo algo, en la cancha no se refleja. Es más, se ven peor. 

En Necaxa ya echaron a Luis Alfonso Sosa, por tener solo dos puntos menos que los Tigres y cuatro menos que Rayados.

Acá no creo que sea la solución... Pero algo deben hacer.

Tanto en Tigres y Rayados los jugadores se tiran a la hamaca y si juegan o no, les da igual; sobre todo a los extranjeros. Saben que, si no los ponen a jugar, se devalúan solitos y no pueden venderlos y el mismo club atenta contra su economía si no juegan.

Y ve en Rayados varios ejemplos... juegan tan mal que ni el pobre entrenador se da cuenta de ello y si se da cuenta, no sabe qué hacer.

Ahorita ves a Vegas partiéndose el alma en cada jugada, viniendo desde el otro lado a cubrir los errores de Medina. Esa película ya la vimos... ¿Se acuerdan de un tal Carlos Sánchez?... Llegando son unas fieras, ya luego hacen concha y se convierten en Kranvitter, Meza, Layún, Hurtado, Gallardo...

La afición regia merece mejores equipos, no esas caricaturas. Mucho nombre, mucho billete -muy bien repartido- y poco futbol. 

Histórico