SÁBADO 08 MAYO, 2021

Defenderse no está mal

Lunes 01 de marzo de 2021

Saberse defender no está mal y en el futbol moderno es hasta una virtud. Lamentablemente no va de la mano con el objetivo primario del deporte, porque los partidos se ganan con goles y no con porterías en blanco.

Qué bueno que el Monterrey ha mejorado en ese aspecto después de que en todo el 2020 sólo en un partido logró anular a su rival. Sin embargo, con la experiencia que tienen sus jugadores ofensivos, sí que es extraño y muy malo el momento que atraviesan en la producción.

Pareciera que la idea de Javier Aguirre es una y la de los jugadores otra. El detalle es ese, que no se transmite algo sólido. Se han recortado características que distinguían a esta base del plantel y mientras dicen que tienen dos equipos de titulares, la realidad es que los suplentes no terminan por aportar.

No dominan la posesión porque encima no saben construir con él. Hay control y al llegar al último tramo, los enchufes se desconectan y ya no dan para más. No sé si se trate de tener sujetos a los futbolistas a no salirse del renglón y tener cancha libre para actuar, pero luce como si no tuvieran libertad.

Aguirre ha estado culpando las malas decisiones al llegar al área, esos últimos toques y hasta reclamado que lo que hace el rival cuenta mucho, sin tomar en consideración que todos juegan a la defensiva.

Insisto, no está mal cuidarse, pero qué aburrido se hace por no saber a qué juega el equipo, lo que hace que de ahí se generen las dudas. Otra cosa sería que las ventajas que tomen en los partidos sean muy amplias y entonces el discurso cambiaría.

Las barridas pueden ser precisas. Tampoco es que este equipo sea leñero o tenga el millón de tarjetas por faltas. Por eso hay que resaltar que, con sólo tres goles en contra en siete partidos, algo se hizo muy bien y algo se aprendió con relación a la última temporada. Vegas, Montes, Gallardo, Stefan y compañía lo han hecho muy bien.

Para su mala suerte, el futbol se comprende por un todo y no nada más por una zona del campo. La media pasa desapercibida a ratos y en la parte frontal no hay nadie que asuma el rol del eje creativo. Su tenencia no hiere.

Si para Aguirre el funcionamiento es bueno porque se logra controlar a los rivales, entonces no hay nada que reprochar, pero si para los futbolistas lo que se quiere es diferente a lo que se proyecta, ¿entonces qué rumbo tienen por delante? 

Twitter: @Adrian_MQ

Histórico