LUNES 05 DICIEMBRE, 2022

Tiempo perdido

Viernes 02 de septiembre de 2022

Todos sabíamos que la opción de César Montes para ir a Europa con el Dynamo de Moscú, no era buena. El Cachorro se empecinó en querer migrar y sí, es entendible desde el hecho de querer trascender, ganar mejor, jugar a otro nivel, pero no con las formas, teniendo en cuenta la cercanía del Mundial de Qatar 2022 y que lo pretendía un equipo que milita en una Liga castigada por la UEFA.

A Montes se le pasó medio torneo viendo si se iba o se quedaba. No fue una chiflazón, porque jamás se le puede denominar así al sueño de mejorar profesionalmente, pero sí un deseo mal encausado. De los últimos siete partidos con Rayados, solamente jugó 32 minutos y ahí, ya le va afectando en el ritmo y regularidad.

Vucetich dijo en innumerables ocasiones que el Cachorro no tenía la cabeza en Rayados, pues la oferta lo distraía e incluso afectaba a su entorno familiar también. Distraído, sin minutos y con un ofrecimiento casi imposible, Montes sacrificó muchas cosas con tal de seguir su sueño e ir a Europa.

Al final, el equipo ruso no encontró la manera de realizar la transferencia; y para César, ya pasaron minutos de juego importantes, perdió la titularidad, se perdió viajes, eventos, conferencias, fue asediado por la prensa para que diera declaraciones y todo se lo hubiera ahorrado, si se hubiera enfocado en Rayados y no en un club o una liga castigada por la FIFA.

La buena para el Cachorro es que es de los favoritos de Gerardo Martino y, sí o sí, irá al Mundial y ahí puede tener la proyección que quería. Haciendo un buen Mundial y con buenas actuaciones en el Monterrey, otro equipo más importante lo podría buscar y su transferencia hubiera sido rápida, sin líos y la directiva, al igual que ahora, hubiera facilitado su salida. Si eso lo hubiera pensado antes, otro gallo le cantara.

Twitter: @_jaimemar

Histórico