JUEVES, SEPTIEMBRE 19, 2019

Lo que sigue 

Martes 09 de julio de 2019

Atrás quedó la forma... lo que importaba era el objetivo, el resultado final para el Tri: ganar la Copa Oro. Casi nadie reparó en el regalo del silbante que se sacó un penal de la manga ante Haití en tiempo extra para regalarle el pase a México y no tener que ir al volado de los penales donde hubiese sido una tragedia económica para los organizadores que los haitianos llegasen a la Final ante Estados Unidos.

La selección anfitriona en la Semifinal ante Jamaica apenas llevó 28,473 espectadores al estadio de Nashville; una semana antes, el 1 de julio, Concacaf anunció que los boletos para la Final -donde se esperaba que llegara México ante Estados Unidos, como al final sucedió- estaban agotados. Sesenta y un mil 500 entradas fueron compradas para ver la Final en el Soldier Field de Chicago.

Todo mundo pensaba, organizadores, árbitros, directivos de Concacaf y del Tri, que México debería estar en la Final y tal sucedió. 

Los porristas con micrófono del Tri, consideraron un accidente del juego -"son cosas del fútbol", diría un DT sudamericano- el que hubiesen pasado a esta Final con un penal regalado.

El Tri tuvo una primera fase con caminito pavimentado; ya ante los ticos cascabelearon y tuvieron que ser salvados por Ochoa en la instancia desde los ONCE metros; ante Haití la manita se las dio el silbante y ya en la Final ante Estados Unidos, impusieron su mejor futbol, su suerte y su coraje para despachar y dejar llorando al cuadro estadounidense.

México hizo un muy buen partido, aunque plagado de errores de todos colores y sabores, que no capitalizaron los gringos y no le pegaron al marcador

En el juego, Estados Unidos impuso ciertas condiciones en la primera etapa y en la segunda México se adueñó de la pelota, los espacios y el control del partido.

Metió en un puño a la escuadra estadounidense y al final rubricó con un gran gol de Jonathan el dominio que impuso para obtener la Copa.

Por fin volvió a verse a Rodolfo Pizarro como en sus mejores días en Chivas, y como muy poco se le ha visto en Rayados.

Ahora Antuna y Jiménez no anduvieron certeros cuando intentaron, el disparo a puerta, jugar o hacer jugar a otros.

En general fue un buen torneo para la escuadra de Gerardo Martino, quien podrá sacar conclusiones y saber con quién realmente cuenta de cara a lo que viene.

Ganar una Copa en esta zona -con todos los "asegunes" que ello conlleve, como llegar a la Final por una puerta lateral- no es un parámetro confiable, porque en la eliminatoria mundialista miden con otra vara y será una pelea de perros ir a meterse a sacar puntos sobre todo de canchas bravas como las de El Salvador, Honduras o Guatemala donde no les importa fracturar a alguien con tal de marcar su territorio.

Veremos lo que le depara el futuro a los Tata boys... sin Chicharitos, Herreras, Coronitas o Velas...

.....

Por cierto, lo que dijo Javier Hernández de que tiene todo el dinero y la fama que muchos desean, ardió muchísimo en los envidiosos mexicanos que no pueden ver triunfar a nadie más sin que el ácido de la envidia les corroa las entrañas...

Lo hicieron talco en redes. 

Un meme de risa fue el que le dedican con una foto de Carlos Slim con una sonrisa socarrona del potentado archimillonario y la expresión: "Bitch, please...!" 

Es de risa porque los mortales hacedores de memes no tienen para pagar el abono de Coppel del teléfono donde hicieron el meme, "Pero, pero, pero... a ver Chicharito, ponte con Slim, a ver, a ver... ah, verdá?...". 

Jajajaja!!!

A la raza le duele que un crack como Hernández, que ha jugado en los mejores clubes del mundo, de las mejores ligas del planeta y gana un dineral, no necesite estar en el negocio del Tri y sus enjuagues turbios para ser quien es. Punto. ¿Qué les arde a ustedes?

Relájense. Ni en sus más optimistas wet dreams, ustedes jamás ni van jugar donde él, ni a ganar lo que él.

Ya supérenlo.

....... 

Lo que dijo Lionel Messi respecto a la corrupción que envuelve a la FIFA no es nada nuevo. 

Pero él no lo había dicho.

Un penal regalado a Brasil en la Final de la Copa América te ratifica que todo estaba perfectamente arreglado.

No es verdad que Argentina haya sido echada de la justa por los silbantes -digo, ellos se ayudaron jugando muy mal-, pero de que todo estaba preparado para que fuera Brasil, ni duda.

Ese penal inventado hacia el final ante Perú lo prueba.

Que existe esa corrupción en FIFA, existe...

De hecho, una de las dos Copas del Mundo que tienen los argentinos la ganaron gracias a ello... 

¿O ya se nos olvidó lo que pasó en 1978?... 

.......

Histórico