JUEVES 04 MARZO, 2021

¿Y Leonardo?

Viernes 19 de febrero de 2021

Los clubes regios se convirtieron en las ‘potencias’ del futbol mexicano. No son considerados equipos grandes, pero tienen, en cierto modo, la exigencia de uno. ¿A qué se debe? No esperan, si un jugador no funciona, rápidamente lo meten en el congelador.

Leonardo Fernández la rompió toda en Toluca, metió goles de todos lados. La gente reventó las redes sociales pidiéndolo, lo fueron a buscar, llenaron de ilusión a la afición con miles de videos. No funcionó como quisieron y ya se olvidaron de él.

Tal así, que nadie se dio cuenta que Leo no jugó ni un sólo minuto en el Mundial de Clubes. No hay que tener mala memoria, y acordarse de que cuando llegó, el equipo iba a jugar para él, iba a ser el conductor de este Tigres, el socio que tanto pidieron para Gignac.

Se pueden buscar causas, pero también culpables. Porque no es la primera vez que el sistema que tantas alegrías le dio a Tigres se come un jugador de este estilo. Pasó con Zelarayán también. Este ecosistema que conformó Ricardo Ferretti tiene una anomalía con elementos de ciertas características.

El mismo Leo Fernández también es culpable. No aprovechó las oportunidades -sean muchas o no-, cuando el poderío mediático de su llegada lo infló hasta las nubes. Y con razón eh, porque lo que había mostrado en Toluca daba para que la gente se ilusione.

El futbol es de momentos, dicen. Es difícil hablar de adaptación después de ver lo que había logrado -en tan poco tiempo- en un equipo que poco tenía para destacarse. Más allá de que la exigencia, la ola mediática y la presión del hincha, hoy en día, en los regios es muy distinta.

De ser ‘consultado’ o haber sido del interés del Benfica, a no tener oportunidades reales. O, mejor dicho, a desaprovechar las pocas que le dieron en el último tiempo. Ahí va una presa más de este Tigres ganador, que tantas alegrías le dio a su gente y que se ganó el mote de Equipo de la Década. Una cosa no quita a la otra.

Twitter: @GiraudiMatias

Histórico