MIÉRCOLES 23 OCTUBRE, 2019

El Gigante de la Concacaf es de color rosa

Lunes 08 de julio de 2019

El Gigante de la Concacaf es la Selección Femenil de Estados Unidos. Tal vez mi aseveración pueda incomodar cuando apenas ayer México, nuestra Selección, acaba de coronarse en la Copa Oro. Sin embargo, no puede compararse una Copa Mundial con los enfrentamientos en una zona de bajísimo nivel como lo es en la que nos tocó vivir.

Mi argumento se basa en la hegemonía del cuadro de las barras y las estrellas tras ganar la Copa del Mundo 2019 y sumar ya cuatro títulos mundiales de las ocho ediciones disputadas, con mucha claridad sobre su superioridad.

Estados Unidos es un país con gran avance y nivel en cuanto al 'soccer' de mujeres, mismo que se juega casi a un nivel profesional en universidades. En el país vecino no se ve mal que las "niñas" pateen un balón.

Ni hablemos de la Selección Mexicana Femenil que ni siquiera clasificó al Mundial el año pasado. La idiosincrasia, aún machista y de rezago deportivo generalizado en nuestro país, aun dista mucho de la estadounidense y ha frenado el crecimiento de las pateabalones aztecas. 

Pero hablando de la Selección varonil, México es el país más ganador de la Copa Oro con ocho títulos, seguido por Estados Unidos con seis, de 25 ediciones disputadas. Estos números que revelan la superioridad del Tricolor en la Concacaf, pero que sigue sin alcanzarle para estar en los primeros lugares del ranking de selecciones a nivel Mundial.

El mal sabor de boca con el que nos deja la Selección en esta edición 2019 radica en las formas: al pasar la fase de grupos, México le ganó a Haití -en el papel muy inferior- con un solitario gol, y contra Costa Rica el juego tuvo que irse al alargue y definirse en los penales. En la Final contra EU, la Selección ganó con lo justo, 1-0, salvándose de varios embates y uno muy claro detenido sobre la raya.

Mi lógica indica que el mérito y peso debe ir hacia la selección más ganadora de la Concacaf a nivel Mundial: la Femenil de Estados Unidos, y no hacia la más ganadora de una zona de tan bajo nivel. Es una lástima que este hecho aún no se refleje en las portadas de periódicos, en el espacio que se le da a este hecho en los noticieros y programas de análisis, ni se vea en cuanto al premio económico que otorga la FIFA.

El Gigante de la Concacaf quizás no sea Tricolor, es color rosa, como el cabello de la rebelde Megan Rapinoe, Balón y Bota de oro en el Mundial Femenil 2019.

Histórico