MARTES 04 AGOSTO, 2020

Periodismo "objetivo"

Lunes 13 de julio de 2020

El periodismo en general, pero el deportivo en particular está hoy atravesado por grandes cambios a partir de la revolución tecnológica y está siendo severamente cuestionado en su esencia, que es la credibilidad.

Me preguntaban días atrás si en Monterrey existe un periodismo deportivo “objetivo”. Definitivamente, no. Ni aquí ni en el mundo se puede considerar a los que hacemos periodismo que somos “objetivos”. El que diga que es un periodista “objetivo”, miente.

La objetividad no es un valor en el periodismo. Lo que son objetivos son los hechos, no la opinión o el tema editorial elegido. Lo que existe en periodismo es, en todo caso, un inmenso universo de subjetividad, y mucho más aún en el futbol, que dicho sea de paso es un deporte subjetivo en sí mismo.

Y vamos a un ejemplo reciente: debutó Leo Fernández en Tigres y algunos periodistas y aficionados dijeron que con un pase para gol a Gignac cumplió, otros que su juego fue equis y otros apuntaron a que físicamente no está a tono. Tres puntos de vista, entre tantos otros, desde una mirada totalmente subjetiva.

Es decir, cuando uno elige qué decir, ya es subjetivo. Es su punto de vista. Analizar un partido con “objetividad”, tampoco existe. Lo que se necesita en esa mirada crítica del periodista es equilibrio y transmitir al lector o al oyente el mensaje más cercano a lo que está viendo o vio.

Afortunadamente, hoy en día y en época de redes sociales, el periodista dejó de ser el dueño de la verdad. Antes se podían vender paquetes envueltos a los aficionados, hoy no. La información está en todos lados y por lo mismo queda mucho más exhibido el periodismo basura.

Al periodismo regio le cuesta quitarse de prejuicios. Se analiza todo desde un concepto predeterminado. Si al reportero o comentarista no le gustó cómo jugó un equipo porque él esperaba otra cosa, lo que transmitirá es una versión de partido posiblemente mal estructurada.

Hoy se están formando muchos periodistas de redes, lastimosamente en un medio muy selvático, de doble moral y que tiene la creencia de que hacer polémica barata es un enorme capital periodístico, cuando en realidad es todo lo contrario: un abono a desacreditación.

Hoy se confunde periodismo crítico con periodismo de choque. Periodismo de investigación con periodismo chismoso. Todo se ha prostituido y debilitado. En el periodismo hay muchos ajustes por hacer, claro, pero el contexto actual nos obliga a ser más creíbles y menos protagonistas.


Twitter: @Mario_Sanchez1

Histórico