JUEVES 04 MARZO, 2021

Solo un poco...

Sábado 20 de febrero de 2021

Luego de la revolcada en Torreón, Rayados fue a Aguascalientes para encarar a los Rayitos colombianos. 

El profe Javier Aguirre le dio una sacudida al guayabo y se cayeron varios. Mandó a la banca a Rodríguez, Ponchito, Funes y Krane y añadió de inicio a Alvarado, González, Layún y Celso.

En la forma no fue tanto, pero en intensidad ganó un poco. Sólo un poco. Alvarado nunca va a ganar una posesión si espera la pelota y no va por ella.  Rayados se fue arriba en el marcador.

Meza volvió a marcar luego de pensarlo varios años, mientras cascareaba. Ajustes para la parte complementaria y se vieron más ganas, aunque menos talento. Eso de correr con la pelota y ya luego pensamos qué hacemos con ella, no va a jalar si no la pisan y luego hacemos que la pelota sea la que corra a velocidad... A donde tiene que ir, no a cualquier parte.

Cerca del final, en una descolgada al 79', llegan cuatro contra dos Rayos, el que la trae se le olvida que el que lleva a la izquierda le gusta pegarle a Tamaulipas, decide mal, le da y éste ni siquiera le atina a los 7 metros y 32 centímetros de ancho que tiene el arco y la tira afuera. 

Un minuto más tarde, centro al área norteña, zapatazo de Barragán 1-1 y se acabó el corrido. A punto estuvieron de perder con un cabezazo, a los 93’, pero se fue apenas arriba.

-----

Tigres fue exhibido, otra vez como en diciembre, por el Cruz Azul. En una jugada, propia de baby futbol, el portero que representa a nadie despeja a la banda, Rodríguez en lugar de dejarla ir, se la da a nadie, la toma Aldrete, éste a Orbelín, -quien sabe un principio básico del futbol llamado "toco y me muevo"- Pineda a Romo que juega a lo mismo, va al fondo, centro, llegó Romo y de cabeza, gol. Tan-tan.

La diferencia de tener jugadores como estos dos que saben jugar futbol, contra los de Tigres que tiene cinco años entonando una canción ya muy tocada que se llama "dénsela al francés". 

Por supuesto que este éxito les ha dado muchas satisfacciones, muchos títulos. De hecho, cantando siempre la misma, en su teatro colgaban siempre el letrero de sold-out un juego sí y otro también, antes de la pandemia. 

Les ha funcionado, vaya, pero no esa noche.

-----

Y bueno...

Vamos a ver si investigan bien qué sucedió en la cancha de San Luis en el duelo entre los enchilados potosinos hijos de los Colchoneros y los Santos laguneros.

Todo comenzó cuando un recogepelotas no le dio rápido el balón a Félix Torres, homónimo de aquel paraguasho que jugó en Tigres como ariete en los años 80. 

Vinieron empujones porque supuestamente Torres empujó al chamaco que, dicho sea de paso, tiene instrucciones precisas de alguien del equipo de casa para no entregar el balón rápido si van ganando.

Ahí comenzó todo.

Ya luego alguien utilizó una palabra o un insulto racista contra Torres y se armó el fandango.

La multa, según el vasco Míkel Arriola, presidente de la Liga MX, será ejemplar. No sé cómo van a saber quién dijo qué, a menos que el cuarto oficial o el silbante hayan oído el insulto.

La multa, pues podría ser de entre $337,000 hasta los $530,000 pesos y suspensión de cinco partidos, si es un jugador o integrante del equipo rival. 

¿Y al chamaco recoge balones que inició todo?

Ni modo que lo castiguen por hacer lo que le ordena el equipo de casa.

Veremos si en otras latitudes no se da otra sanción. En el Barcelona contra el PSG, Jordi Alba tuvo un altercado con Killian M'Bappe. El defensor lateral del Barsa, probablemente dolido por el baile que les pusieron a los blaugranas, entra fuerte. Se molesta mucho M’Bappé y le reclama a Jordi, y éste le contesta:

-“Agrandao. Que te he pedido, perdón, eres un agrandao”, dijo Alba.

Mbappé va y le busca la cara y le dice en español: “En la calle, yo te mato".

Intervino Gerard Piqué: “¿Pero a quién vas a matar, tú? ¿A quién vas a matar?”.

Al final, le preguntan a Jordi y dice: “Nada, qué está aprendiendo el tío. Está aprendiendo del peor, bobo”. Haciendo tal vez referencia al ex Barsa, Neymar Jr.

Y bueno. No sé si lo tomen en serio como una amenaza de muerte o sencillamente como lo que fue, un exabrupto al calor del juego donde se hacen y dicen tantas cosas.

-----

Cuenta la leyenda que había un jugador en la liga inglesa, muy rudo, que luego se convertiría en actor de cine: Vinnie Jones.

En una ocasión le dijo al "Gaza", Paul Gascoigne: “Me llamo Vinnie Jones, soy gitano. Gano mucho dinero y te voy a arrancar una oreja con los dientes, luego la voy a escupir en la hierba. Estás solo conmigo, gordito.”

Luego de un rato, en el mismo partido le dijo: “Ahora vuelvo, gordito, voy a hacer un corner y regreso por ti”.

Creo que los silbantes le tenían miedo a los apostadores de  la mafia o al mismo Jones, el caso es que le perdonaban muchas cochinadas y se hacían como que no veían.

Esto no sucedió, pero es posible que luego de la premier de Snatch (Cerdos y Diamantes), la película de Guy Ritchie, con Brad Pitt, Jason Statahm y Benicio del Toro, alguien se haya acercado a Jones y le haya dicho: “Felicidades. Muy buena actuación, Vinnie”.

-“¿Y quién te dijo que estaba actuando?”, contestó.

La mafia retratada en esa película no es imaginación de los guionistas, existe y Jones era parte de ella cuando jugaba futbol profesional en varios clubes ingleses, entre ellos el modesto Wimbledon. No sabía jugar futbol. Lo suyo era imponer terror en las canchas. 

En el futbol de color arcoíris que se juega hoy, donde cada vez se parece más al baloncesto, donde cada que rozan a alguien o lo ven feo, los árbitros pitan, jamás pudiera haber participado Jones. Definitivamente, no.

Histórico