LUNES 19 ABRIL, 2021

Terminó marzo, no la lucha

Jueves 01 de abril de 2021

Marzo se ha convertido en un mes para el empoderamiento femenino, crear igualdad y olvidar que en este mundo los hombres nacen con los privilegios, mismos que las mujeres deben luchar por ellos. Donde un niño en escuelitas es una inversión, mientras que una niña es “un gasto”.

Hablando de futbol mexicano, la varonil tiene más de 100 años y apenas se van a cumplir cuatro en la femenil. Llego tarde, sí, pero hay tiempo para alcanzar las metas.

Realmente no podemos hablar de un crecimiento en la femenil en México, porque siguen las mismas restricciones, los mismos problemas y las mismas desatenciones de los clubes; pero sí hay una evolución, que ha hecho que más aficionados se acerquen y más patrocinadores volteen a verlas.

Pero aún falta ese paso y no sólo en la cancha sino fuera de la misma. Las futbolistas cada vez han levantado más la voz por los sueldos, en contra de los tratos, por la objetivación de sus cuerpos entre los aficionados e incluso medios de comunicación. El acoso que hay en redes sociales e incluso amenazas que han llevado a investigaciones policiacas.

Lamentablemente el fut femenil sigue sufriendo, a nivel mundial, el señalamiento a las jugadoras por su físico que, por sus cualidades, técnica y habilidades, natas o que han desarrollado.

En comparación con los hombres, hay cualidades que son resaltadas hacia ellos como halagos, mientras que para una mujer son peyorativos.

El asunto de los salarios, es algo que aún no queda claro. En México no se busca ganar exactamente lo mismo que los hombres, no se buscan millones, se busca ganar lo necesario para vivir del futbol, un privilegio que tienen muy pocas.

Por qué, así como se les recrimina a las jugadoras tener buen físico, condición y ser futbolistas profesionales de tiempo completo, no piensan que ellas no están recibiendo el dinero para llevar la alimentación necesaria, para pagar ese nutriólogo que el club no les provee en tiempo completo.

Para pagar el gimnasio extra (que algunos hombres hasta lo tienen exclusivo en su casa). Muchas tienen que combinar sus responsabilidades con el club y buscar un trabajo extra. Porque ni siquiera están ganando lo necesario para transportarse a los entrenamientos sin tener que sufrirlo.

El tema de la Selección de Estados Unidos, el cual muchos toman como referencia para señalar lo que busca el fut femenil en el resto del mundo, es uno muy particular. Ellas sí buscan el mismo sueldo porque hacen el mismo trabajo e incluso lo hacen mejor. Ellas sí clasifican a olimpiadas y las ganan. Son cuatro veces campeonas mundiales. Llenan estadios, tienen mejor rating y venden más camisetas. Tienen su propia lucha, pero esta no es la misma para el resto de los equipos.

Recientemente Margaret Purce, Seleccionada de EUA, dijo: “Nunca esperarías que una flor crezca sin agua, pero al deporte femenil se le ha negado agua, luz solar y tierra, y de alguna manera se espera que crezca”. Y esto completamente cierto, si el fut ha crecido con todas estas discriminaciones y señalamientos y falta de inversión, imaginen lo que puede llegar a ser si realmente los clubes y federaciones se involucran en serio.

En marzo se habló mucho de esto, se podía ver en todos lados, incluso la Liga MX creo un webinar para conocer el trabajo de periodistas, árbitras, DT’s, comisionadas, etc, donde se habla de esta misma lucha, la cual no hay que dejarla estancada en un día o un mes. Debe ser cada día del año por que el fut femenil no se va a ir a ningún lado.

Histórico