SÁBADO 08 MAYO, 2021

FERRETTI DEVORÓ A GIGNAC

Domingo 02 de mayo de 2021

Gignac es el goleador histórico de Tigres, pero en este torneo se vació. Apenas tres tantos en 17 fechas es un registro pobrísimo para la estatura del francés, cada vez menos influyente en el juego del equipo.

Sin embargo, cargarle a Gignac la zigzagueante e irregular campaña de Tigres sería una mirada definitivamente miope. Gignac puede estar en su mínimo nivel, pero hay otros que están igual o peor que él. Quizás Guzmán y el Diente López se salvan un poco entre tanta crisis.

En realidad, todas las líneas de Tigres han perdido peso específico y Ferretti no ha ayudado a reconvertir una situación que se cayó por diversos factores, entre ellos, el capricho del técnico en insistir con algo que ya no funciona y con los mismos futbolistas. No hubo un reseteo a tiempo y hundió al equipo.

De hecho, Ferretti en la semana previo a Chivas se levantó el cuello al decir que le iba a dar "oportunidades a jóvenes" (Ávalos, Cruz, Fulgencio o Venegas) ya que tanto se los piden. El argumento es puro cuento y fuera de contexto.

En 11 años, Ferretti no fue capaz de formar o preparar jóvenes para un recambio generacional y lo que hizo ante Chivas fue subir a varios chicos porque no le quedó de otra por tantos lesionados y baja por expulsión. O sea, los metió por obligación y no por gusto.

La jerarquización de Ferretti le hizo un daño terrible a Tigres porque bloqueó el despegue de muchos jugadores ya hechos y quizás también canteranos que merecían ser elegibles por momento personal y del equipo.

Como el DT dinamitó la competencia interna, privó a Tigres de mostrar otras variantes y fomentó el conformismo, eternizando a los siempre titulares.

Esta particular acción absolutista de Ferretti también arrastró a Gignac desde la llegada de Carlos González, a quien le dio amplias concesiones y oportunidades por encima del mérito de otros futbolistas.

Un caso emblemático: el Diente López, quien demostró ser el complemento ideal de Gignac, pero largamente relegado por el entrenador porque no es un futbolista de su grey. Está claro que el que tiene que jugar es González y nada se disimula.

Con tal de acomodar a González como referente de área y para no duplicar funciones con el francés, la fácil fue sacar a Gignac de su hábitat para encargarle funciones más corporativas.

Gignac terminó la fase regular del torneo como "segundo" de González, lejos del arco y sólo le quedó el penal como recurso claro de gol.

No hay que rascarle tanto. Aquí está la razón del notable bajón de Gignac. Su pérdida de olfato y regularidad es directamente proporcional a las decisiones de su técnico. Era lo único que faltaba y Ferretti se lo devoró.

Twitter: @Mario_Sanchez1

Histórico