LUNES 26 OCTUBRE, 2020

El quinto grande

Miércoles 14 de octubre de 2020

"And I want my damn respect, too". (Y yo quiero mi maldito respeto, también). Con esas palabras terminó su discurso LeBron James cuando Lakers se coronó campeón por décimo séptima vez en la NBA. Y más allá de la controversia con Michael Jordan y de quién es mejor jugador en la historia de la duela siempre he pensado que el respeto se gana, se lucha por él, te lo reconocen más no se pide. Eso creo es grandeza y sobretodo humildad.

En México tenemos un caso similar con los Tigres. Sus seguidores (o la mayoría de ellos) aseguran que los felinos son el quinto grande de nuestro futbol por detrás de América, Chivas, Cruz Azul y Pumas por lo logrado en la última década. No solo por los títulos locales sino también por las tremendas plantillas de jugadores que envidiaría cualquier equipo grande de Sudamérica.

Los felinos se han convertido en objeto de críticas, burlas, elogios, envidias; en temas de polémicas recurrentes entre las mesas de análisis más vistas en televisión de paga, en columnas de prestigiosos y no tan prestigiosos columnistas, en encabezados controvertidos en los diferentes diarios del país, pero eso sí, nunca pasan desapercibidos.

Y no es para menos. En nuestro futbol es muy complicado mantenerse tanto tiempo arriba en relación títulos-plantilla-expectativa. Por ahí los demás logran una de las tres o si acaso dos, pero tres ya es de un muy selecto grupo. Hay quienes incluso sacan de la fórmula de los grandes a Pumas y ya colocan a los felinos norteños en ese cuarto sitio.

¿Cuál es el afán de pedir a gritos que a Tigres se le reconozca como uno de los grandes? ¿Por qué está en discusión (muy recurrente) este tema si Toluca tiene más títulos o León los mismos? ¿Qué afán de decir que Gignac es el mejor extranjero que ha venido cuando sacan de la discusión a Cardozo o a Cabinho? ¿Por qué tanta necesidad de reconocimiento? El tiempo lo dirá en su momento pero creo no lo es todavía.

LeBron indiscutiblemente tiene argumentos para pelear por un lugar en la mesa no solo de los grandes basquetbolistas, sino de los grandes deportistas en nuestra historia. Será legendario sin duda, y compararlo con MJ es incluso redundante. Se hablará seguramente en los libros de historia sobre sus hazañas y lo mucho que pudo aportarle al deporte ráfaga como muchos. Seguro el respeto ya se lo ha ganado entre sus adversarios y como todo grande, tiene sus haters quienes lo ningunean por ser especial y alcanzar cosas que los mortales solo soñamos.

Tigres está forjando su gran historia y tal vez en un futuro se le reconozca como un grande. Y a todo esto, ¿Para qué preocuparse por ser reconocidos por los demás? Mejor disfruten la gran época que viven en este presente, porque dicen, lo bueno nunca es para siempre.

Twitter: @sergiotrevino9

Histórico