SÁBADO 08 MAYO, 2021

No crean en los números

Lunes 15 de febrero de 2021

El problema con las estadísticas es que son exactas y no permiten ver a muchos las debilidades de un equipo de futbol. En Rayados pasó lo mismo y no fue ninguna sorpresa que perdiera el invicto en Torreón, porque volvió a carecer de creatividad ofensiva... Como en todo el torneo.

Pareciera que por estar en la parte alta de la tabla todo iba muy bien y con el invicto, más la racha de cuatro juegos en fila sin recibir gol, que lo tienen como la mejor defensiva de la Liga, 'no había nada malo'. Error.

Lo malo es que los números no evalúan, ni describen las formas de su sistema de juego, sus fortalezas y sus puntos flacos. Son un grupo con muy buena capacidad para recuperar el balón, protegerse en la parte baja y hacer rápidas transiciones, pero con un dolor impresionante al momento de definir.

No es que se trate de suerte, ni de fortuna, sino de trabajo. Contra Pumas fue muy similar por estar llegando y fallando, salvo por la jugada del gol. La diferencia de una anotación no dejó contento ni a Javier Aguirre, que ya venía diciendo que necesitaban mejorar.

El empate sin goles contra Puebla con los jugadores 'fuera de forma' y ganarle 1-0 al América, en un partido donde tuvieron para más, terminan por confirmar que el momento que viven los regios no es para nada pegado a lo esperado.

Por ejemplo, la vez que le ganaron al Atlas fue lo más cercano a ese nivel deseado, pero sólo en el primer tiempo. Es eso. Pasan un mal momento adelante con los delanteros, muchas veces con mala comunicación y en muchas otras por la falta de ritmo y trabajo.

Para el mal del equipo del Vasco, se necesita la contundencia de los equipos de Mohamed. Arreglando ese problema no tengo duda que pueden aspirar a mucho más y hasta ser de los protagonistas del torneo, pero de aquí a que mejoren todavía hay mucho camino por recorrer.

Rayados no ha tenido un mal inicio de campaña y eso sí hay que resaltarlo, pero con noches tan austeras como la del domingo contra un Santos que apenitas exigió, es muy difícil no evaluarlos a partir de los errores propios. Oportunidades tuvieron, cercanía, profundidad, pases efectivos y volvió a fallar la decisión en la última jugada.

Santos ofreció muy poquito, tan sólo dos remates a gol y aún así le bastó para hacerse de la victoria. Independientemente del rival, quedó claro que en el Monterrey hay un problemón poco común en su ataque. ¿Que es cuestión de tiempo? Parece más una cuestión de trabajo... 

Twitter: @Adrian_MQ

Histórico