LUNES 05 DICIEMBRE, 2022

Que no se vaya la afición

Jueves 10 de noviembre de 2022

El nivel de las Semifinales no decepcionó. Dos Clásicos que se convirtieron en las series mejor jugadas en la historia de la Liga MX Femenil, frente a entradas de envidia en las cuatro canchas.

El Uni y Azteca juntaron 66,783 aficionados, mientras que el Akron y BBVA vibraron con 68,215 almas en sus gradas. Todo bien, pero ¿por qué aparecieron hasta ahora?

Las aficiones de estos equipos son muy volátiles, muchos se autodefinen como las mejores, pero los números no se pueden ocultar. De pasar de un promedio de 5,000 hinchas por partidos de local a 30,000 -o más- solo en Semis, hay un mundo.

Hasta Cuartos de Final y solo contando los partidos en el Azteca, las Águilas lograron un promedio de 3,597 personas. Rayadas, que pareciera que convoca más, se quedó un pasito atrás con 3,458 aficionados. Los inmuebles 1 y 2 con mayor capacidad.

Tigres y Chivas se cuecen aparte, alcanzando cifras de 6,000 y 8,000 hinchas por partido de local, respectivamente. También son los que llevan más aficionados fuera de su estado, pero al final de cuentas los ingresos de esas entradas van a beneficio de los rivales.

La gran pregunta es por qué la gente se acercó hasta las Semis. ¿La novedad de la serie? ¿el hecho de ser Derbis? Por horarios no fue, pues se mantuvieron casi exactamente como en Fase Regular: días entre semana, por la tarde-noche. El claro ejemplo fue en el Clásico Nacional, donde Tigres siempre jugó en viernes entre 19:00 y 20:00 horas, y Rayadas el lunes a las 21:00 horas. ¿Entonces?

Claro que no se le puede cuestionar a la afición, pues lo importante es que aparezcan en algún momento en los estadios, pero los clubes tienen una ardua tarea para encontrar la estrategia en aras de convocar a la gente cada 15 días, apoyando, consumiendo e invirtiendo en ellos. Un ganar-ganar entre todos los involucrados.

Histórico