VIERNES 21 JUNIO, 2024

No agachar la cabeza

Jueves 02 de marzo de 2023

El rol que tiene el deporte femenil va mucho más allá de solo ser entretenimiento. Las mujeres han sabido capitalizar deudas pendientes en respecto a la paridad de género en busca de un cambio social.

Queriendo o no, desde hace tiempo el futbol se carga con un poder social que no se ha podido detener. Las mujeres, dentro y fuera de la cancha, han buscado un futuro mejor, porque lo merecen.

No es por nada que en esta rama haya mayor apertura a ciertas necesidades humanas como la maternidad, bienestar colectivo y psicológico y los derechos de los deportistas LGBT.

En un nuevo capítulo de busca de mayor igualdad, las Selecciones de Canadá, Chile y Francia viven momentos parecidos rumbo al Mundial.

La Roja quedó fuera de la justa más importante del mundo y su mejor jugadora no se quedó con los brazos cruzados. La arquera Christiane Endler pidió más profesionalismo y recursos, no se hizo caso y ahí está el resultado.

Canadá casi se queda sin participar en la SheBelieves Cup por la huelga de sus jugadoras, que no podían creer que de nuevo la selección femenil sufría un recorte de recursos. Y en qué momento…

Ante todo, las jugadoras salieron a jugar con un mensaje por delante: "Suficiente es suficiente", acto apoyado por sus compañeras a nivel global con un brazalete morado en la muñeca.

Y en un tema aún caliente, Wendie Renard, capitana de Francia, renunció a la selección argumentando que "no puede respaldar el sistema actual, lejos de los requisitos exigidos para la máxima competencia". Acto que fue seguido por algunas de sus compañeras y que hasta hoy no tiene resolución.

El futbol femenil ya no está para agachar la cabeza y "dar las gracias por la oportunidad". Está para hacer un cambio en la sociedad, en cómo vemos el poder de la mujer en los diferentes roles, romper con la paridad de género y "facturar". Este es un negocio de los que están listos para el futuro.

Histórico