JUEVES, SEPTIEMBRE 19, 2019

Tigres no encandila, pero…

Martes 10 de septiembre de 2019

Tigres lleva cuatro empates en fila, pero el contexto de la Liga ni cosquillas le hace. Dejó de ganar 8 puntos en ese lapso y nadie ha podido bajarlo de los puestos de clasificación. Es más, en un descuido, se mete entre los dos primeros.

El futbol de Tigres va en retroceso, pero su rótulo de candidato sigue intacto. La irregularidad de la competencia también le ayuda. Ningún equipo ha demostrado ser mejor que Tigres, un dato que revela que al cuadro de Ferretti con poco le alcanza para ser competente.

Sin embargo, éste es un consuelo muy mezquino. En algún momento, si no hace por torcer su crisis de juego, el tiempo se lo va a cobrar.

Hace rato que Tigres no encandila. Gana partidos por atropello, o empata al límite, pero se ve vacío, quizás lo que menos le interese mientras los puntitos le alimenten el camino.

A Tigres le favorece su historia reciente que, en gran medida, le aliviana el presente. Enfrentar a este equipo supone para los adversarios una serie de prejuicios que igual no coinciden con la realidad y exceden de respeto.

Todos piensan en cómo jugarle y le dedican largos días de entrenamientos y videos para tratar de entender el juego de Ferretti. Es llamativo que a estas alturas algunos técnicos sigan intrigados en lo que pueda hacer Tigres, cuando Tigres no hace nada diferente desde hace años.

Pareja le dedicará esta semana dos prácticas a Tigres. El DT de Xolos sabe que en pasto sintético Tigres disminuye su fuerza. También sabe que, si lo aprieta, seguramente le anulará muchas conexiones y lo partirá en dos.

Los videos también le arrojaron al equipo técnico de Pareja otros datos "novedosos": que Tigres juega bastante por las bandas, que su desequilibrio está por fuera, que tira muchos centros y que si a Aquino le dan la media distancia puede vacunar. Y que Gignac, con balón a modo, es letal.

También han visto que, si Pizarro o Carioca no tienen demasiado flujo de balón en sus pies, Tigres pierde la conectividad. Han detectado que los centrales (Ayala y Salcedo) no se complementan bien y que la defensa es una cosa con el Chaka y otra sin él.

Saben que Vargas, Zelarayán y Valencia pelean por un puesto -rara vez Ferretti los mezcla-, y que Quiñones es hoy el jugador más destacado del equipo.

Así y todo, Pareja se cuidará de Tigres, como lo hace el 99% de sus rivales. ¿Por qué? Porque Tigres no necesita jugar en equipo para sacar ventajas colectivas.

En lo individual y en lo aleatorio (penales, expulsiones adversarias, etc.) puede convertir lo mundano en gloria en una ráfaga. Es un aprovechador serial de las circunstancias y le valen queso las formas. Por eso, analizar cómo juega Tigres, es una pérdida de tiempo.

Histórico