LUNES 30 NOVIEMBRE, 2020

Ya no asustan

Lunes 21 de septiembre de 2020

El Clásico Regio que se viene será diferente por contexto y por futbol. Será un Clásico sin público, lo que lo hace único, histórico y extraño.

Pero también será un Clásico entre dos equipos alejados de ese rol protagónico que solían tener en los torneos hasta no hace mucho tiempo. Será en definitiva un Clásico de alto costo nominal y emocional, pero de futbol barato.

Rayados y Tigres atraviesan una etapa de pocas garantías de éxito. Vienen de ganar los dos en la última jornada, pero hay que analizar bien el contexto y no dejarse llevar sólo por el candil del resultado.

Ninguno de los dos equipos puede considerarse superior al otro. Tampoco a ninguno de la Liga. Ya han perdido esa capacidad de asustar con el nombre. Ya se han vuelto mucho más comunes.

Mohamed sigue buscando el hilo negro desde que lo extravió tras el efecto diciembre. Rayados viene a los tumbos, con una notable irregularidad competitiva. No tiene un piso desde dónde apoyarse. La confianza que recupera hoy, mañana la pierde. El triunfo en San Luis hay que sostenerlo con pinzas.

El estado emocional del equipo es clave. Mohamed lo repite a cada rato como si ese fuese el único problema. De hecho, todo viene embonado: el pobre nivel individual de muchos jugadores es el principal factor de quiebre entre lo que quiere ser y lo que es hoy Rayados.

Lo de Ferretti en Tigres ya es rutinario y, para colmo, con una versión antigua del modelo. La victoria ante Querétaro fue detonada por el contexto. Supo aprovechar el hombre demás. El factor Diente López, que ya no sabe qué hacer para que lo tomen en cuenta, fue determinante.

Hoy Tigres se sostiene de la efectividad de Gignac y de López. Antes, había más democratización en el reparto de cargas. Se definían más partidos desde lo grupal.

Tanto Rayados como Tigres, más allá del último resultado, llegarán al BBVA a ver qué pasa. Así lo están haciendo en este torneo. El “a ver qué sale” en cada partido reemplazó al “de este modo voy a ganar” que traían antes como filosofía de equipo.

Por lo tanto, de este Clásico se puede esperar cualquier cosa, como también cualquier especulación analítica hoy es descartable porque no hay referencias claras sobre el comportamiento de los equipos de un juego a otro.

La única certeza es que será un Clásico distinto, curiosamente, entre dos equipos que hoy son de mediano alcance y que luchan por trascender como sea para mantenerse competente.

Twitter: @Mario_Sanchez1

Histórico