LUNES 30 NOVIEMBRE, 2020

El Repechaje es absurdo

Lunes 16 de noviembre de 2020

¿Cuál es el propósito del Repechaje? Agregarle cuatro partidos más al torneo y ganar un poco más de dinero. ¿Quién se beneficia? La TV y la Liga MX. ¿Qué tiene de atractivo para los clubes? Nada, porque es un formato inequitativo, poco serio.

Creer que agregándole instancias a un torneo lo hace más atrapante, es una estrategia equivocada que atenta contra la competencia. Tiene un efecto totalmente inverso al que se busca: es un modelo injusto que premia campañas malas de equipos que no merecen estar en una Liguilla.

Si la Liguilla en sí ya es una fase final altamente subjetiva donde no siempre la gana el que fue mejor a lo largo de las 17 jornadas, un Repechaje, para fines competitivo, abarata todo.

El diseño actual del torneo mexicano es discutible. Por orden del negocio, el futbol se conforma y los clubes pierden valores como el de la superación.

Como ser 8 es lo mismo que ser 1 para meterse a una Liguilla, muchos equipos prefieren no arriesgar tanto y especular. La ambición por trascender es limitada porque se sabe que primero hay que cumplir con la clasificación y, luego, empezar a competir para ser campeón.

La Liguilla, de hecho, no suele estar emparentada con la lógica, sino con los momentos y con las rachas. El Rayados campeón de diciembre pasado fue el claro ejemplo de esto. Ganó el premio de la Liguilla, pero no necesariamente fue el mejor de todo el torneo.

Con el Repechaje se abre más la puerta a la discrecionalidad competitiva. Hoy Puebla, con 20 puntos que el líder León, está en la misma línea que todos para ir por el campeonato, algo que, aterrizado a la cancha, es muy absurdo.

Lo único que se consigue con la manipulación del sistema de competencia es arruinarlo. La Repesca es al futbol mexicano lo que el safety car es a la Fórmula Uno: empareja todo, con la diferencia de que el primero es planeado.

En síntesis, la Liga MX no tendrá más valor competitivo con un Repechaje. Todo será más razonable cuando en vez de recompensar a los deudores, se beneficie al que haya demostrado e invertido en nivel futbolístico.

Es decir, si todos los equipos buscarían ser el mejor de la fase regular, sería mucho más atractivo que segmentar la competencia para ganar más dinero invitando a cualquiera a jugar una instancia final.

Histórico