DOMINGO 24 ENERO, 2021

Aguirre, sin populismo

Lunes 11 de enero de 2021

A Javier Aguirre no le gustó cómo jugó Rayados. Sólo valoró el barniz tranquilizador que le dio el triunfo en el debut, un propósito al que aspira cualquier entrenador que se estrena con un equipo.

Aguirre no contó las posibilidades concretas de gol que hubo a su favor, que fueron pocas, como lo hacía Mohamed para robustecer el resultado y justificar su trabajo. Su análisis fue más autocrítico y quizás esto fue la gran diferencia que, de entrada, lo distanció del ciclo anterior: evitar el populismo montado sobre un hecho conveniente.

Rayados consiguió una victoria con dos goles que poco tuvieron que ver con el ADN de su juego. Más bien fueron dos circunstancias bien aprovechadas: un gol de vestidor y un penal. Sucesos bañados de oportunismo y efectividad, pero nada fue producto de un juego coral o atados a los genes de una idea.

Todavía no se sabe cómo será este Rayados de Aguirre. Lo que sí quedó claro fue el orden y el equilibrio en la ejecución del plan. Con los mismos jugadores que tuvo a su disposición Mohamed, Aguirre lo que hizo fue parar un equipo menos desbocado y desesperado por atacar, sino más dedicado a la trama del juego.

Esto lo llevó a controlar desde la correcta ocupación de espacios, con más participación del mediocampo y con superioridad numérica sobre el adversario para sentirse seguro y garantizar protección. Lo demás, fue ganancia.

Aguirre tampoco parece que la tiene clara en cuánto a los jugadores ideales en cada línea. Se habrá dado cuenta que Janssen no puede jugar con Funes Mori porque el holandés pierde todas las referencias en su rol de segundón.

Con Mohamed ya se había advertido este detalle y, pese a que es una dupla que no ofrece utilidad, se ha insistido mucho en querer forzar una comunión que ni por características es compatible. Aguirre tendrá que buscar otras opciones para acompañar a Funes Mori, quien le hizo saber al DT que el goleador es él.

¿Qué le falta a Rayados? Mucho. No se puede analizar su partido frente al Atlas con demasiada rigurosidad cuando para Aguirre también fue una medida en pos de conocer roles y sociedades.

Tener madurez corporativa basada en un orden no lo es todo en un equipo. Falta la generación de juego y la sorpresa. Falta que los laterales se desprendan, que los volantes desarrollen la fórmula y falta el pase con ventaja como recurso de desequilibrio. Falta jugar hacia adelante con mayor atrevimiento.

Aguirre no reposó su opinión sólo sobre el resultado, que quizás hubiera sido lo más fácil, sino en el hecho, en lo que se vio. Rayados ganó, pero no jugó bien, dijo. Una conclusión sin humo y cargada de desafíos.

Twitter: @Mario_Sanchez1

Histórico